Ruta Monumental

Plaza de Santiago

Nuestra ruta da comienzo en la Plaza de Santiago, donde podemos admirar su estructura cuadrangular con arcos de medio punto en tres de sus cuatro ángulos, reminiscencias de lo que quizás pudo ser un antiguo castillo medieval.
calle Convento

Partiendo de la histórica Calle del Convento, este recorrido por su antiguo adoquinado, puede continuar hacia el Ayuntamiento, en apenas unos minutos. Se trata de una edificación civil de estilo arquitectónico propio de los años sesenta, que se presenta en dos plantas. Además, se encuentra en una de las vías emblemáticas de la villa por estar en el centro y por albergar edificaciones civiles con balcones, exquisitamente restauradas, que conservan todo su encanto original, invitan al paseo y al placer de su serenidad. A continuación del Ayuntamiento, se encuentra una edificación que fue en los últimos tiempos la Casa Cuartel de la Guardia Civil, y que anteriormente albergó al conocido Convento de los Francisca-nos Terceros, ya desaparecidos. De aquí toma su nombre ésta calle.

Calle Enmedio

Desde la Calle Príncipe de Asturias, el recorrido continúa hacia la Plaza de Encarnación Cansino, donde se erige la fachada de la Hacienda Santa Bárbara, antigua hacienda de producción olivar, que presenta portada sencilla y rústica, que muestra nobleza en el exterior, y galería porticada con columnas de mármol blanco, con capiteles de talla simple de decoración en estilo románico en el interior. Ha sido recuperada por la Corporación Municipal, en 1.991 y es, hoy día, Centro de Formación permanente, que alberga las delegaciones de Desarrollo Local y Turismo.

A través de la adoquinada Calle Enmedio, podemos llegar hasta la antigua Hacienda Sagrada Familia, conjunto de arquitectura neoclásica que a través de un sencillo portal adintelado se accede a su señorío. Esta magnífica hacienda y sus jardines fueron cedidos al pueblo de Castilleja de la Cuesta a través de la Corporación Municipal, por la familia Guajardo-Farjado, herederos de los Marqueses de la Reunión de Nueva España, antiguos dueños de la misma. Hoy es la Casa de la Cultura.

Calle Real

Continuando el recorrido por la calle Jesús del Gran Poder, este recorrido nos puede ofrecer una vista de los últimos vestigios que existen de la antigua y desaparecida, Hacienda San Rafael. Se encontraba ubicada, junto a la mezquita de la Calle Real, de la que tan solo podemos observar algunos arcos de medio punto.


Al llegar a La Calle Real podemos disfrutar de la visita a la Iglesia Parroquial de Nuestra Sra. de la Concepción, que en sus tiempos fue una mezquita de la alquería fortificada de la calle Real, que por su estratégica posición permitía el control del acceso con la zona occidental desde su alminar o torre vigía. Al parecer fue utilizada por Fernando III el Santo, como Capilla de su campamento, convirtiéndose posteriormente en una de las muchas ermitas que existían en los caminos peligrosos del Aljarafe.

Otro lugar de visita obligado para todo visitante en la Calle Real, es el antiguo Palacio de los Montpensier, que se presenta como una hermosa edificación fortificada de estilo neomudéjar que presenta recios muros de ladrillos del siglo XVI de la que hoy nos quedan vestigios de su larga historia. Los Duques de Montpensier, quienes establecidos en el Palacio de San Telmo de Sevilla, tuvieron aquí su palacio residencian de primavera y verano. De la misma forma se puede visitar la Casa Museo de Hernán Cortés, célebre guerrero español, conquistador de Méjico. La vivienda estaba a la derecha de la entrada del Palacio de los Montpensier, en la que aún se guardan algunos de sus recuerdos. En la que falleció en 1.547.

Iglesia de Santiago

Continuando a través de la adoquinada Calle Hernán Cortés, se llega en apenas unos minutos a la Plaza de Santiago, donde se encuentra la Iglesia Parroquial Santiago Apóstol, de primitiva construcción data del siglo XIV, a raíz de la Carta Puebla, que fue otorgada a la Orden de Santiago, por la monarquía en 1.370, por la que tomarían posesión de buena parte del territorio del Aljarafe. De ella tan solo se conserva la torre, hasta el cuerpo de campanas, en el interior de la misma se puede observar la construcción arquitectónica musulmana.